Tercer mejor Hospital de Cantabria

El Hospital Santa Clotilde se coloca en el tercer puesto -el primero no público, sino concertado- entre los centros hospitalarios de Cantabria, recuperando con respecto al año anterior una posición, dentro de la clasificación establecida por el Índice de Excelencia Hospitalaria (IEH), en el que el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla repite, por quinto año consecutivo, en el primer lugar.

Tercer mejor Hospital de Cantabria

Según los datos regionales de la quinta edición del IEH 2019, que ha presentado el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía, Valdecilla vuelve a ocupar la primera posición del ranking cántabro, al situarse a la cabeza del ‘top 5’ de los hospitales de la comunidad.

El Hospital Sierrallana de Torrelavega repite también en la segunda posición, seguido, en el tercer puesto, del Hospital Santa Clotilde (Santander), que asciende desde la cuarta plaza, en detrimento de la Clínica Mompía (Santa Cruz de Bezana), que baja de la tercera a la cuarta posición.

Cierra el ranking, en quinto lugar, al igual que el año anterior, el Hospital Comarcal de Laredo.

Este Índice, elaborado mediante encuestas a cerca de 2.000 profesionales de la salud en toda España, mide la excelencia hospitalaria en base a los resultados y percepciones de los profesionales que trabajan en los centros o en su entorno.

A nivel nacional, el IEH 2019 vuelve a destacar, por quinto año consecutivo, a la Fundación Jiménez Díaz de Madrid como el mejor hospital de España. Su liderazgo durante un lustro «afianza» el reconocimiento entre la muestra de profesionales consultados.

El Hospital Clinic de Barcelona recupera la segunda posición que ya había ocupado en las ediciones de 2017 y 2016, mientras que el Hospital Universitario La Paz (Madrid) desciende al tercer lugar. Destaca también el ascenso del Gregorio Marañón (Madrid), que sube dos posiciones para situarse en el cuarto lugar del top 10.

Para el vicepresidente ejecutivo del Instituto de Coordenadas, Jesús Sánchez Lambás, «podemos sentirnos orgullosos de que España, el tercer país del mundo con la esperanza de vida más alta (83,3 años), con una de las tasas de mortalidad por causas evitables y tratables más bajas, cuente con uno de los sistemas de mayor calidad y más eficientes del mundo».

Sin embargo, ha añadido, «y a pesar de que la desigualdad social en materia sanitaria es menos acuciada que en muchos países y de que contamos con un sistema autonómico en el que cada comunidad autónoma presenta unas particularidades y necesidades concretas, necesitamos un sistema cohesionado que sea capaz de dar respuesta, primando intereses sanitarios a políticos e ideológicos, a retos compartidos como las listas de espera, la sostenibilidad del propio sistema o el acceso en igualdad a los avances tecnológicos y las innovaciones terapéuticas».

(Fuente: Europa Press)